Situación Actual

Cuando se trata de proteger legalmente a los animales, los estados quieren, pero lo hacen a medias o con contradicciones. A nivel federal existen varias regulaciones en la materia, incluidas la Ley de Sanidad Animal, la Ley General de Vida Silvestre y la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente. La mayoría contemplan sanciones únicamente administrativas en caso de maltrato y a excepción de seis entidades que prohíben algunas prácticas, todas permiten las corridas de toros, las peleas de gallos, la charrería y el uso de animales en circos.

La caza está autorizada en espacios llamados Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (Umas), las cuales son administradas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Son las de carácter extractivo las que permiten el “aprovechamiento de ejemplares, productos y subproductos de los recursos de la vida silvestre”, indica la Semarnat. En otras palabras, es ahí donde la caza está controlada.

Problemática

Las medidas tomadas por las autoridades en torno a estas actividades son mediáticas y no resuelven problemas de fondo. Las normas existentes abarcan situaciones muy específicas en torno al maltrato animal y no consideran actividades como la tauromaquia, peleas de gallos, animales en circos, etc.

Por otro lado, el hábitat natural de muchas especies salvajes cada vez se ve más reducido. Se transforman el bosque lluvioso en plantaciones gigantescas de palma de aceite, se trafica con los animales como mascotas, se utiliza a los animales para espectáculo y se les retira de su entorno natural al que después es imposible que regresen. La caza furtiva, por otro lado, diezma las poblaciones naturales poniéndolas peligrosamente al borde de la extinción.

Legislación

Existen leyes como la Ley Federal de Sanidad Animal, Ley General de Vida Silvestre y Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente que buscan proteger a las especies salvajes y mantener el equilibrio en el ecosistema, pero si estas leyes no se implementan de forma efectiva y se refuerza su uso son casi nulas en la práctica.

¡Tú puedes ser parte del cambio!

Apóyanos para continuar incentivando la legislación y protección de los animales.